Arriba
mataron a mi hija de 15 años

“No olvido el día que mataron a mi hija de 15 años”

Aún con lo cruel y duro del conflicto armado, la exguerrillera asegura que no se compara con la guerra de pandillas que vive El Salvador, porque no se sabe por dónde lo van atacar.

mataron a mi hija de 15 años

Cuscatlán, a sus 67 años, Carmen Valle, madre de cinco hijos; hace remembranza de su participación en el conflicto que vivió el país durante 12 años. Carmen relata que estuvo en la clandestinidad empuñando un fusil desde 1985 motivada por el coraje de su hija menor quien murió en combate antes de cumplir 15 años al igual que su hermano.

Recuerda que uno de sus hijos nació entre zacatales en momentos que 48 aviones de la Fuerza Armada bombardeaban el sector donde daba a luz en Cinquera, Cabañas. No olvida también cuando cayó presa en un retén militar en Caballería, donde su parentesco con un coronel de esa guarnición le favoreció para que en seis semanas la dejaran libre.

Cuál fue su labor en las FPL?:
Mi trabajo dentro de la guerra fue Secretaria General de las Bases, tomé las armas y finalicé realizando la función de mensajería del cerro de Guazapa a San Salvador y viceversa.

Aún Sigue con el pensamiento ideológico del Frente o ya no?
Como partido y lucha, yo sigo siendo roja hasta morir. No comparto varias ideas de los actuales dirigentes, porque las mías son otras.

¿Cree que el Frente se ha apartado de muchos de sus principios?
Si, bastante.

Se siente defraudada?
Si, yo no me siento bien.

¿Aún así valió la pena todo lo que hizo?
Ya lo hecho está hecho, y no hay deshecho , sea bien o mal, pero ya no hay vuelta atrás. Vamos a ver que sigue pasando.

Algunos momentos que vivió en la guerra y que aún los lleva en su mente
Tengo muchos recuerdos que jamás los voy a olvidar, como la toma de Cinquera, donde veía mucha sangre y muertos.

¿En esos momentos no le daban ganas de salir huyendo y dejar todo eso?
Cuando miras a tu hermano, a tu hija y a tus mejores amigos despedazados, como vas a voltearles las espaldas y salir huyendo, te da coraje e indignación.

Algún otro recuerdo que tenga.
Cuando nos atacaban los aviones.

¿Cómo eran esos momentos?
No era fácil, porque había que lidiar con cientos y cientos de personas a mi cargo y aquellos aviones volándonos riata o duro a montón de gente, no es fácil, porque había que protegerlos. Primero mi Dios que no haya otra guerra.

Comparada la guerra pasada, cómo ve la que vivimos con las pandillas?
Yo le siento más miedo a la guerra que vivimos ahora, que la que se vivió, porque aquí podemos estar y nos pueden pasar ametrallando y no sabemos quiénes fueron o por qué lo hicieron. Con suerte que aquí nosotros no hemos visto nada, porque estamos en una zona libre de maras.

Mario Surio